Escenas: Marcelo Camaño y Adriana Lorenzon
Capítulo 60 Montecristo
Personajes: Santiago y Laura.
esc1. EXT/INT. SALON DE FIESTA. DÍA
Santiago depositó a Laura
en un silloncito que hay en el
dormitorio se agacha junto a ella
y se aferra a su mano.
SANTIAGO
estás mejor...?
LAURA
Estoy en un sueño...
(MIRA TODO) Y en este lugar!
LAURA
Como no me voy a acordar! Acá íbamos a hacer
la fiesta de nuestro casamiento
Montecristo
Escenas: Marcelo Camaño
Capítulo 5 El Pacto.
Personajes: Lidia Actual.
esc3. INT. CENTRO CLANDESTINO. NOCHE
La escena comienza con pantalla en negro
y el relato de Lidia. A partir de allá es un clip
donde el relato nos lleva a la siguiente imagen.
Lidia aparece sobre un colchó, tapada con una
manta, apenas puede caminar, se acurruca.
Hay dos o tres chicas que se acercan, entre sí
se acompañan. Lidia llora, no para de llorar.
LIDIA ACTUAL EN OFF Esa misma noche comenzaron
las torturas. Yo desaparecí. Afuera,
todo siguió su curso conmigo desaparacida.
LIDIA ACTUAL Sabés que no podía pensar
como era que todo seguía igual...
Mi madre cuidaba de mi hija y eso me
daba cierta tranquilidad... pero de mí,
quién cuidaba?
El Pacto
Escenas: Marcelo Camaño
Capítulo 1 La Dueña
Personajes: Vendedora Femenina y Clienta.
esc2. INT. LOCAL COSMTICO FEMENINA. DÍA
Una vendedora atiende a una clienta
joven (30). El local es exclusivo de la
marca y el rostro de Sofía está presente
por doquier como si fuera una deidad
religiosa inciada.
VENDEDORA FEMENINA Que tipo de labial estás buscando? CLIENTA Siempre uso rojo...tenés el fresa? VENDEDORA FEMENINA Brillo o mate? CLIENTA Mate
La Dueña
Escenas: Pablo Lago - Susana Cardozo
Capítulo 7 Tratame Bien
Personajes: José.
INT. ESCRITORIO EN DORMITORIO JOSÉ Y SOFÍA. NOCHE
Ruido de palpitaciones que pertenecen ahora a José... José espera... Ante los papeles... El grabador y su celular... Ido. Duda un instante y... Empieza a grabar en su grabador...
JOSÉ
no sé que hora es, no quiero saber. Sólo sé que el corazón me galopa, que me va a estallar, y me asusta. No puedo taparlo más, ya no hay tintura que valga. Estoy viejo, me siento viejo de golpe, el instrumento empezó a fallar.
Tratame Bien
Escenas: Ana Montes
Capítulo 48 Isabella, mujer enamorada
Personajes: Parroquiano 1 y Parroquiano 2.
esc14. INT. SEVILLA-CAFÉ. NOCHE 69.
En el café hay pocos parroquianos, todos hombres y sentados en una sola mesa. Las puertas está a medio abrir. Fernando sentando en otra mesa.
PARROQUIANO 1 Orden no ha habido nunca en este país. No veo por qué tengamos que esperar que haya orden en este momento. PARROQUIANO 2 Eso es porque usted es de ideas anarquistas y cree que el progreso se consigue con todas esas libertades extremas.
Isabella
Escenas: Ana Montes
Capítulo 1 Yo vendo unos ojos negros.
Personajes: Magnus y Gilda.
esc45. INT. CASA MAGNUS. DIA 3
La habitación se encuentra en semipenumbra. Es un lugar húmedo, neblinoso. Magnus pone la boa cuidadosamente en una cesta que cubre, luego se dirife a un cajón y saca un espejo antiguo de mano. Magnus se coloca cerca de Gilda y empieza a leer el espejo.
MAGNUS Puedo verlo todo en ti, tu alma herida, tus miedos, las marcas de la humillación que viene del pasado, desde tus orígenes... Gilda se mantiene muy erguida, conserva sus lentes oscuros Pero hay una parte que falta. Es alguien a quién no conoces. GILDA Mi padre.
Ojos Negros

Prensa

23-10-2013

MIGRÉ, dialoga con Tiempo Argentino

publicado en Tiempo Argentino

"Tenemos una gran ley de propiedad intelectual, que no la respetan ni nuestra sociedad de gestión ni los productores"


Mercedes Méndez
En las ficciones de la televisión argentina pasa de todo: personas que aman, engañan, traicionan, tienen hijos, sufren, lloran, cantan, bailan, se casan, matan, mueren. En esas historias que el público tiene a su disposición en el control remoto, aparecen las estrellas del medio: los actores famosos. Pero detrás de cada serie o unitario, existen unas figuras –siempre desconocidas– que hacen que todo eso sea posible: los guionistas. Aquellos nombres que aparecen rápido en los créditos de cualquier programa de tevé, representan un trabajo de cientos de horas. Detrás de cada romance, de cada fracaso y de cada palabra de un personaje, hay un autor que nunca deja de pensar y escribir.

Sólo en Buenos Aires, hay más de 100 guionistas que trabajan para el mercado audiovisual. Pero el ambiente es muy chico: de estos 100, unos 40, en promedio, son los más requeridos, por no más de siete productoras que son las que generan el mayor porcentaje de todas las ficciones nacionales que se ven por televisión. Al ser pocos y trabajar casi en el anonimato, los escritores de televisión, dicen, están desprotegidos. Por eso, por primera vez se reunieron para armar su propia sociedad de autores: Migré, en reconocimiento al escritor Alberto Migré, quien siempre se resistió a ceder a perpetuidad sus derechos como autor de una obra.

 Los guionistas de televisión reconocen que la fragilidad de su situación laboral es, por momentos, desesperante. Entre sus reclamos, plantean que cada vez que escriben las historias de telenovelas y unitarios se ven obligados a cederle a las productoras los derechos de la obra para siempre, sin ninguna chance de recuperar, en un plazo determinado, el reconocimiento de lo que escribieron. Además, dicen que desde hace diez años que no tienen un ajuste de sus salarios, que no pueden negociar sus contratos de manera colectiva (y siempre un solo autor es débil frente a una empresa), que no cobran los derechos de emisión en tiempo y forma, que su trabajo inestable hace que vivan sin jubilación ni vacaciones pagas, que es muy difícil que se les pague el tiempo previo que piensan un proyecto antes de que salga al aire y que, para colmo, desapareció el nombre de autor. Ante esta ausencia de derechos, los escritores de tevé suman una queja: la falta de protección de Argentores, la  sociedad de autores encargada de defender sus derechos.

 Migré está integrada por más de cien autores. Su presidente, Marcelo Camaño, es el autor de las ficciones Historiad de diván, La Dueña, Montecristo, El Pacto y Vidas Robadas, entre otras. Tiempo Argentino reunió –además de Camaño– a otras tres escritoras, referentes de la asociación: Marta Betoldi, Marcela Guerty y Ana Montes, para plantear las urgencias de los autores.  

 –¿Cuál es la situación de los derechos de los guionistas actualmente?Marcelo Camaño: –Nosotros firmamos contratos que no tienen período de finalización para recuperar las obras. Hacemos una telenovela determinada y le cedemos al productor los derechos de la obra por la eternidad. Hasta el fin de los tiempos. Queremos que la obra vuelva a nosotros, como ocurría antes. Hasta mediados de los '90, esto no pasaba.

 Ana Montes: –El problema que nosotros tenemos tiene un nombre. No es el sistema de producción. El que pone el dinero –el capital– siempre es ávido y voraz. El problema que tenemos es Argentores, que ha dejado de cumplir con la función de proteger al autor, de defender sus derechos. Nuestra sociedad de autores avala que se cedan los derechos a perpetuidad. Es una institución donde hay mucha corrupción y, hay un fenómeno raro, en esta época kirchnerista, en la que se lograron tantos derechos, pero a nosotros no nos llegan

.–¿Qué les dicen frente a este planteo en Argentores?

AM:– Argentores miente. Nunca son responsables. Ellos son la impunidad.
 Marcela Guerty: –En Argentores nos dicen que nosotros tenemos que arreglar los contratos con los productores. Pero de manera individual, no podemos, no tenemos fuerza. Además, el mercado audiovisual en Argentina, sobre todo el sector de la televisión, es muy pequeño. Muchos de nosotros hemos planteado nuestros reclamos ante los productores y cuando nos dicen que no, ¿qué hacemos? ¿Adónde vamos a trabajar?
 MC: –Se han dado casos de que algunos guionistas fueron a quejarse a Argentores y después, quienes deben protegernos, llaman a los productores y les dicen: "Tal se anda quejando." El autor queda absolutamente expuesto. –¿Les pagan los derechos de emisión?
Marta Betoldi: –En Argentores hay un problema grave con la recaudación. La recaudación generalmente es atrasada, deficiente o inexistente. Cuando uno reclama los derechos de emisión –que es lo que te tienen que pagar los canales de televisión– en general no lo cobran o no lo tienen, o no se los mandan. Quizás uno cobra los derechos de emisión, que son mínimos, dos o tres años después. 

MG: –Además es una sociedad que maneja un nivel de recaudación muy grande. Manejan mucho dinero que no llega al autor. Yo he trabajado con la sociedad de autores de México, donde no trabaja tanta gente como en Argentores, pero se manejan los derechos de un país enorme. Acá todo muy ingrato para el autor. Llamás por teléfono para saber qué dinero te corresponde por los derechos de tal programa y te responden: "Esa es información confidencial." Cuando debería ser una información pública. Nuestra situación es muy vulnerable. Además, porque el trabajo del autor de televisión es muy intenso. En general, está tan metido en su trabajo, que le queda poco tiempo para entrar en todas estas cuestiones burocráticas. Es muy desgastante tener que estar todo el tiempo reclamando lo que te corresponde y lo que debería ser por estructura, fácil.

 –¿Cobran sus derechos de emisión por las telenovelas que se venden en el exterior?
MB: –Ellos consideran que nosotros tenemos la obligación de informarles en qué países se están emitiendo nuestros programas. Normalmente, el autor se entera en Twitter o por un amigo que vive afuera, que a tal programa lo pasan en España, México, dónde sea. Con esa informalidad le tenemos que avisar y de ahí a que recauden lo que corresponde, pasa una eternidad. 
MC: –Lo que pasa es muy grave. Tenemos una gran ley de propiedad intelectual, que no la respetan ni nuestra sociedad de gestión ni los productores.

MG: –El nivel de informalidad es enorme. Hay veces que nos dicen: "Ahora, desde España nos van a mandar un millón de euros, pero después nos dicen de qué es." Uno no puede creer que clonan gente en el 2001 y a ellos no les dicen de dónde viene y para qué es la plata.
¿Qué situación anhelan como la ideal para sus trabajos? 
AM: –Nosotros necesitamos un contrato base, que sea igual para todos y que aporte un  marco jurídico. 

MB: –Esto nos permitiría, por ejemplo, tener vacaciones, porque nosotros terminamos de trabajar, nuestra obra sigue generando dinero, pero a nosotros no nos da un peso. Entonces enseguida tenemos que buscar un trabajo nuevo. No tenemos oportunidad de tomar un aire psíquico, creativo. También determinaría que tenemos que participar de las ventas internacionales y un reconocimiento al trabajo previo de creación que se hace antes de salir al aire.

 MG: –Yo me acerqué a Migré por una situación muy concreta. Después de muchos años de trabajar, vino una mujer de Televisa (el canal de televisión mexicano) a comprarme una telenovela y me dijo: "Quiero comprar su obra", y enseguida le dije: "Yo no tengo obra." Me acuerdo que me puse a llorar y me di cuenta de que todo lo que escribí es de Pol-ka o Telefe. Ahí pensé: "Yo me voy a morir y no tengo obra." Cuando yo me muera, mi hijo no va a poder decir: "La obra de mi mamá".


«  Del otro lado  ARGENTORES
Tiempo Argentino se comunicó con Argentores para que dieran su opinión respecto a las críticas de los guionistas respecto a la institución y dijeron que no querían participar de ninguna polémica.  

 Los guionistas y sus trabajos en la pantalla chicaMarcela Guerty Es autora de El hombre de tu vida, Soy Gitano, Son de Fierro y Padre Coraje. Marta BetoldiAutora de Solamente vos, Cuando me sonreís, Ciega a Citas. Marcelo CamañoEs autor de Historias de Diván, La Dueña, Montecristo, El Pacto, Vidas Robadas. Ana MontesEs autora de Micaela, Manuela, Dulce Ana, Isabella y Yo vengo unos ojos negros.  

En cifras
* 150 libros es el promedio en texto de una tira de tv anual. * 7000 dólares es el máximo que cuesta un libro en el mercado mundial.* 80% de las escenas que escriben los guionistas suceden dentro de los estudios, según pedidos de las productoras, ya que es más caro grabar en exteriores. * 15 capítulos es el promedio que ya debe tener escritos un autor, antes de que se empiece a grabar una tira. * Un capítulo por día debe escribir el autor, cuando la ficción ya está en el aire.   

La presidenta en la vida real
El rol de Argentores. Para los guionistas nucleados en Migré, la única solución a sus problemas llegará si logran una reunión con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. “Nuestro sueño es ver a Cristina en la vida real, porque ella es quien nos representa”, dice Ana Montes y agrega: “Estamos en un período fabuloso de nuestra historia, donde los sueldos han subido al 1500% en esta década. Fue un avance, pero nosotros no tenemos un ajuste de aranceles. El valor del libro es siempre el mismo desde hace diez años. Ha sido muy dramático para nosotros. Nos sentimos disminuidos. Argentores es un monstruo impasible.”   

Autores en hollywood
Hollywood, la industria de entretenimiento audiovisual más poderosa del mundo, también tuvo su propia crisis con los guionistas. Fue en 2008, cuando cerca de 10.500 guionistas de cine y televisión hicieron una huelga que duró 14 semanas y hundió a Hollywood en su peor crisis de los últimos 20 años.El paro de los guionistas terminó congelando el trabajo de directores, actores, estilistas, diseñadores y otros cientos de trabajadores de una industria que genera anualmente más de 70 mil millones de dólares.Entre sus reclamos, los escritores de televisión reclamaban formar parte de las ganancias por la difusión de sus obras en internet y de la venta de sus trabajos por DVD. Luego del paro masivo, los productores finalmente cedieron a los pedidos de los guionistas. 
Prensa
Sánchez-Sacco Prensa y Comunicación
www.sanchezsacco.com